En el mundo de hoy existen ciertas condiciones sistemáticas que ofrecen escenarios potencialmente más favorables para el crecimiento de las nuevas empresas y el desarrollo de la innovación. Compilamos los ingredientes que, según el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), conforman la química económica y social que facilita el emprendimiento. Además, estos factores se constituyen como ejes claves para el surgimiento de emprendimiento dinámico en América Latina, contribuyendo a generar empleos de calidad y a cerrar la brecha de productividad entre las grandes firmas y las pequeñas y medianas empresas.