Se podría afirmar que todo marketing está impregnado de neuromarketing, puesto que todo marketing aplicado o aplicable tiene como objetivo  manejar sutilmente el mercado o vender la imagen de un producto, es decir, influenciar un público e incluso sus gustos.

El neuromarketing es aplicar en el mundo del consumo los principios aprendidos de la neurociencia. La profundización  en estudios cerebrales han arrojado 6 técnicas bases aplicables al neuromarketing:

1.Dar respuestas.

Siempre nos gusta conocer las respuestas posibles a todas las preguntas que nos surgen. Está en la naturalidad del hombre. Estamos en constante búsqueda de herramientas y medias para lograr esto. Por consiguiente no dar una respuesta clara es un error importante en el mundo del marketing.

2. Lenguaje gestual.

Es la consecución de un objetivo mediante la influencia que se logra tener en el receptor, mediante gestos.

3.Opciones limitadas.

El limitar las opciones le facilita al consumidor su elección, haciéndola más ágil y eficaz. También conlleva a reducir las posibilidades de arrepentimiento del consumidor por la decisión tomada.

4. Jugar con el miedo a la pérdida.

Generar la “Sensación” en el consumidor de que podría quedarse sin el producto o de no poderlo conseguir en el momento adecuado.

5. No olvidar los sentidos.

Lo que se  percibe es un factor determinante en el mercado, colores, sabores, olores, son motivaciones y estímulos para determinar la decisión del consumidor.

6. Personalizar.

Hacerle sentir al consumidor que los esfuerzos están dirigidos a su bienestar y comodidad, no el de la empresa, de esta manera logrará una identificación con la organización