La construcción sostenible no es una simple moda que han impuesto las grandes corporaciones o los movimientos ecologistas que promueven el cuidado del medio ambiente y el uso adecuado de recursos naturales.

Y aunque en los últimos años, ha venido en crecimiento el interés de las comunidades y las empresas por el cuidado del entorno y los impactos asociados a la explotación y uso de recursos naturales en diversos campos, hay más razones para creer en el ecourbanismo.

Estas iniciativas surgen para poner freno a los fenómenos ocasionados por el cambio climático, el deterioro de la capa del ozono, el efecto invernadero, la huella de carbono, la deforestación y la pérdida de biodiversidad.

Se estima que el 90% de los espacios construidos en las ciudades, son el segundo foco de contaminación más grande del mundo, debido a las emisiones que producen los edificios y su impacto sobre el territorio, ya que son una fuente indirecta de contaminación por el consumo de energía y agua necesarios para su funcionamiento (Ramírez, 2010).

Una construcción sustentable o sostenible es toda aquella que logra un equilibrio entre el edificio, su entorno y la manera en la que se integran con las comunidades, ambientes, espacios, recursos y economía.

“La construcción sostenible se puede definir como aquella que teniendo especial respeto y compromiso con el medio ambiente, implica el uso eficiente de la energía y del agua, los recursos y materiales no perjudiciales para el medioambiente, resultando más saludable y dirigiéndose hacia una reducción de los impactos ambientales (Ramírez, 2010)”.

Se llaman sustentables porque desde la extracción de materiales sostenibles, hasta su procesamiento y fabricación, se pretenden que estos sean proveniente de la naturaleza, pero de fácil extracción, que no contaminantes, que no estén por agotarse y su impacto al entorno sea mínimo. De esta misma manera, se hacer uso de materiales reciclados y de bajo consumo energético.

El objetivo de estos procesos de ecoeficiencia o ecourbanismo es lograr la construcción de bienes y servicios que satisfagan las necesidades humanas con viviendas sostenibles que aporten a la reducción progresiva de los impactos ambientales y el consumo de recursos de manera inteligente y duradera.

Construcción verde, Arquitectura sostenible

 

Cristina Gamboa, directora ejecutiva del CCCS [Consejo Colombiano de Construcción Sostenible] (tomado de Orozco, 2017), asegura que una edificación sostenible en general tiene un desempeño superior en términos de durabilidad, especificación y consumo energético, consumo de materiales, conservación del agua, reciclaje o reutilización, además de proyectar programas para motivar cambios en hábitos de personas y comunidades.

Así mismo, la CCCS asegura que Colombia está en el cuarto lugar del listado de países latinoamericanos con mayor cantidad de proyectos sostenibles. Para el 2017, este ranking lo lideraba Brasil, con 1.211 edificaciones verdes registradas, seguido por México y Chile, con 903 y 377 construcciones ecoamigables, respectivamente.

En este punto surge la pregunta acerca de cuáles son las características de estas edificaciones para ser consideradas construcciones verdes o viviendas ecológicas (Segui, 2015):

  • Deben reducir su consumo energético durante la fase de uso, utilizando fuentes de energía renovables, optimizando la iluminación natural y ventilación.
  • Disminuyen el consumo de agua.
  • Están diseñadas para hacer uso de la ventilación e iluminación natural, generando aberturas hacia el exterior en todos los espacios.
  • Aumentan la durabilidad de los edificios utilizando materiales y sistemas constructivos que se extienden su ciclo de vida.
  • Promueven el mantenimiento y rehabilitación de construcciones.
  • Utilizan materiales eco-eficientes que no perjudican la capa de ozono, que son durables, de bajo mantenimiento, con baja energía primaria, etc.
  • Son espacios pensados para cuidar el medio ambiente y diseñados para ser habitables y resistentes.
  • Apuestan por las innovaciones tecnológicas respetuosas.
  • Realizan una gestión sostenible del trabajo y el manejo de residuos.
  • Reducen, reutilizan y reciclan los residuos sólidos.
  • Y promueven un coste laboral económicamente ventajoso.

Teniendo en cuenta esto, se espera que en Colombia en el 2030 se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuyendo el consumo de agua y reduciendo la explotación de materiales y uso de energía para la construcción.

De allí han surgido algunas tendencias en arquitectura, la cuales han sido adoptadas por distintas empresas que buscan encaminarse hacía la ejecución de proyectos sostenibles (Grandes realidades, 2016):

  1. Edificios de energía cero: este tipo de construcciones propone que los edificios trabajen con energía solar, eólica o de biocombustibles, generados a partir de sus propios diseños y con el fin de reducir costos.
  2. Rehabilitaciones verdes: esto consiste en intervenir edificaciones con vegetación y flora para mejorar su desempeño energético y mejorando la calidad de los espacios interiores, lo cual beneficia a la calidad de vida de las personas que habitan los espacios.
  3. Infraestructuras urbanas: son espacios públicos y edificaciones que tienen criterios sostenibles para mejorar la calidad de vida de los habitantes y velar por la conservación de la vegetación y la fauna de cada territorio.
  4. Nuevos materiales: actualmente, las edificaciones deben estar construidas con materiales biodegradables, reciclados o reciclables debido a que esto mejora la salud de las personas, reduce el impacto ambiental y se prestan para generar nuevos diseños estructurales.
  5. Transición cultural: las empresas y entidades interesadas están trabajando para concienciar a las personas de la importancia de cuidar el medio ambiente y reducir su huella de carbono.

Aunque es mucho lo que se podría hablar de este tema, la esencia de la construcción sostenible está orientada a la creación de más bienes y servicios utilizando menos recursos, creando menos basura y polución.

Está en la idea de las personas y de la identidad de las empresas el implementar acciones de sostenibilidad, para aportar al mejoramiento del medio ambiente y para obtener los beneficios económicos que esto trae. Es importante recordar que lo que hoy se haga tendrá consecuencias en el futuro.

 

Referencias:

Grandes realidades. (2016). Cinco tendencias sostenibles para el ejercicio de la construcción. Recuperado de http://grandesrealidades.argos.co/cinco-tendencias-sostenibles-para-el-ejercicio-de-la-construccion/

Orozco, Lina. (2017). Bogotá es la líder en construcciones verdes. La República. Recuperado de https://www.larepublica.co/responsabilidad-social/bogota-es-la-lider-en-construcciones-verdes-2478411

Ramirez, Aurelio. (2010). La construcción sostenible. Recuperado de https://www.cofis.es/pdf/fys/fys13/fys13_30-33.pdf

Segui, Pau. (2015). El desarrollo sustentable en la arquitectura. Construction 21. Recuperado de https://www.construction21.org/espana/articles/es/el-desarrollo-sustentable-en-la-arquitectura.html