Actualmente, el mercado competitivo y la exigencia de los consumidores, obligan a los empresarios a desarrollar un producto exitoso que sacie las necesidades de todas las partes que conforman el comercio.

En este punto, no solo importa la calidad del producto, sino también el valor agregado que este tenga, sumado a la confianza que genere en el cliente, además del empaque, la distribución, el valor emocional, entre otras cosas.

Para desarrollar un producto que sea exitoso y que responda al mercado, se debe comenzar por un proceso de investigación en el que se analice la competencia, se realice un estado del arte, se evalúe el entorno y se obtenga toda la información que aporte a esta tarea.

Seguido a esto, es importante tener un conocimiento amplio del cliente, por lo que se debe empatizar con él para conocer sus gustos, deseos y necesidades, y así determinar qué productos necesitan y de qué manera ofrecérselos.

Teniendo en cuenta esto, se debe plantear una idea de producto que fortalezca la marca y el negocio, además, que al ser llevado al mercado, pueda cubrir expectativas y por lo tanto sobresalga de sus competidores.

De allí que se considere al producto como el alma de la empresa y como el referente ante la competencia, por tanto, es de gran importancia, plantearse estrategias de posicionamiento y distribución eficientes.

Luego de desarrollar ideas, hay que realizar un prototipo del producto, para lo que se recomienda usar pocos recursos de manera creativa y dando solución a una problemática puntual.

Finalmente, se debe validar con el cliente final la satisfacción del producto o servicio y si este responde a sus necesidades. De ser positiva la respuesta del consumidor, el producto estará listo para salir al mercado.

Recuerda que un producto es la suma de calidad, precio, experiencia, facilidad de compra, identidad de marca, empaque, responsabilidad social y valor agregado, por lo que este se debe destacar por (Rodríguez, 2016):

  • Cumplir verdaderamente con lo que se ofrece.
  • Adecuar el servicio que se ofrece a las tendencias del mercado.
  • Cumplir con rapidez las fechas de entrega.
  • Brindar un trato cordial.
  • Estar dispuesto a escuchar sugerencias o quejas, para poder establecer la necesidad de adecuaciones, innovaciones o cambios de producto.
  • Mantener contacto con el cliente, para estar informados de sus expectativas y necesidades.

Como ya lo mencionamos antes, uno de los factores que hace el producto sea muy exitoso, es su estrategia de lanzamiento y distribución. A esto se le debe prestar mucha atención, ya que esta es la herramienta para cautivar y fidelizar al público.

Pero ¿cómo se puede conseguir esto? A través de acciones concretas que lleven a la obtención de los resultados esperados. Algunas de ellas son (Nogueira, 2018):

  • Investiga tu nicho.
  • Realiza
  • Descubre una idea fácil de entender.
  • Crea un blog.
  • Graba videos.
  • Realiza
  • Crea un sitio web.

Y aunque parezca repetitivo, nada de esto causará el efecto deseado si no se tiene un equipo de ventas que actúe de acuerdo a la filosofía empresarial y que tenga carisma con el consumidor.

Sabemos que esta no es una tarea sencilla, pero estamos seguros que no será imposible si cuentas con la ayuda suficiente para hacerlo. Desde nuestro conocimiento y experiencia, te acompañamos para que desarrolles un producto altamente competitivo y exitoso.

Nosotros te asesoramos. Pregúntanos cómo.

Referencias:

Nogueira, Ana. (2018). ¿Cómo hacer el lanzamiento perfecto de un producto? Hotmat [Blog]. Recuperado de https://blog.hotmart.com/es/hacer-lanzamiento-de-producto/

Rodríguez, Teresa. (2016). ¿Cómo hacer que tu producto sea exitoso? Utel universidad [Blog]. Recuperado de http://www.utel.edu.mx/blog/dia-a-dia/retos-profesionales/como-hacer-que-tu-producto-sea-exitoso/