“Si hay un secreto para el éxito, es el siguiente: entender el punto de vista del otro y ver las cosas con sus ojos” Henry Ford

En la actualidad la inteligencia emocional es un tema que se ha convertido en tendencia, sin embargo, en el ámbito laboral es poco mencionado, debido a que no se conoce su aplicación en este contexto.

Esto solo se ha sido tenido en cuenta al momento de realizar pruebas de desempeño o de la preparación académica y técnica de los trabajadores, en donde se estima que el 80% del éxito personal y profesional depende del buen uso de las emociones.

La Inteligencia Emocional hace referencia a entender los sentimientos del otro, a generar empatía y a ser capaces de ponerse en los zapatos del otro, además de la capacidad de una persona de conocerse a sí mismo y de autorregular sus reacciones, emociones y vida interior.

“De una u otra forma, en cuanto a habilidades en los empleados, para los empleadores ellos requieren, en orden de importancia: aplicar valores y ética profesional en el desempeño laboral (98,3 por ciento), asumir una cultura de convivencia (98,2), trabajar en equipo para alcanzar metas comunes (97,9) y comunicarse oralmente con claridad (97,7)” Observatorio Laboral del Ministerio de Educación de Colombia (Tomado de El tiempo, 2018).

La inteligencia emocional se forma al entender cuáles son sus sentimientos y cómo puedes ser capaz de mejorarlos, sumado a la habilidad de auto-motivarse en lograr objetivos y en entender lo que otros sienten para manejar de manera efectivas las relaciones.

Es importante que los empleados aprendan a manejar sus emociones ya que de esto depende el buen funcionamiento de la interacción social, trabajar en equipo y saber lidiar con distintas personalidades en esencia.

Las ventajas de aplicar y desarrollar estas en las organizaciones son varias, sin embargo estas son las más destacadas (Divulgación dinámica):

  • Ayuda a canalizar las emociones y conductas en las organizaciones y así desarrollar los objetivos planteados.
  • Contar con un adecuado desarrollo de la Inteligencia Emocional permite optimizar el desempeño laboral.
  • Fortalece aspectos como la comunicación y el trabajo en equipo.
  • Permite prevenir  el nivel de conflicto mediante la apertura de la comunicación dentro de un ambiente donde las ideas y las emociones con válidas.
  • Esto permitirá descubrir lideres internos y optimizar las habilidades de liderazgo en los puesto directivos.
  • Se aprende a manejar el miedo y la incertidumbre.
  • Reduce los abandonos de puestos de trabajo por no sentirse apreciado, valorado profesionalmente y como persona.

Teniendo en cuenta esto, en las empresas, la Inteligencia Emocional ayuda a fijar objetivos y metas a mejorar, por lo que el fracaso se puede sobrellevar más fácil cuando se mantiene y se reconoce una meta.

Así mismo, esto ayuda potenciar el liderazgo de los empleados en las empresas, ya que al entender las emociones propias y ajenas, se facilita la empatía y la conexión con las personas.

“La aptitud emocional es importante sobre todo en el liderazgo, papel cuya esencia es lograr que otros ejecuten sus respectivos trabajos con más efectividad. La ineptitud de los líderes reduce el desempeño de todos: hace que se malgaste el tiempo, crea asperezas, corroe la motivación y la dedicación al trabajo, acumula hostilidad y apatía” (Daniel Goleman, tomado de Codina, 2017)

El paso a seguir, después de conocer esta información, es comenzar a adquirir los hábitos que fomentan y mantienen la inteligencia emocional, esto con el fin de controlar mejor los problemas que te puedan surgir en el día a día. Estos son algunos de ellos (Emagister, 2018):

  • Ser empático y reconocer los sentimientos de los demás
  • Expresar correctamente las emociones y los pensamientos
  • Crear un plan de acción enfocado a la consecución de nuestros objetivos.
  • Seguir un estilo de vida con hábitos positivos.
  • Cuidarse tanto interior como físicamente.
  • Rodearse de personas alegres y positivas.
  • Reconocer los propios errores y rectificar si es necesario.
  • Marcarse objetivos alcanzables, sin obsesionarse con la perfección.
  • Ser positivo en todo momento.
  • Valorar lo que tenemos y a quien tenemos a nuestro alrededor.
  • Salir de la zona de confort, sin miedo a los cambios
  • Saber decir no, cuando lo creamos necesario.

La Inteligencia Personal en la empresa es el resultado del proceso personal de cada empleado, respecto a su desarrollo personal, el conocimiento de sí mismo y la búsqueda de la mejora  continua.

Para mejorar esto en las empresas, se debe crear un alto nivel de confianza, auto conocimiento y mejora en el nivel de conciencia, además de lograr definir los objetivos que se pretenden alcanzar.

Mejorar la Inteligencia Emocional al interior de las empresas, no solo ayudará a tener profesionales preparados en el campo específico del negocio, sino personas preparadas para relacionarse correctamente con los demás.

En Consultoría te podemos asesorar para que implementes acciones que fortalezca la Inteligencia Emocional en tus empleados. Pregúntanos cómo.

Referencias:

Codina, Alexis. (2017). Inteligencia emocional para el trabajo gerencial: antecedentes y fuentes. Mariano Ramos Mejia [Blog]. Recuperado de http://www.marianoramosmejia.com.ar/inteligencia-emocional-para-el-trabajo-gerencial-antecedentes-y-fuentes/

Divulgación dinámica. (2018). Ventajas de la Inteligencia Emocional en las empresas. Divulgación dinámica. Recuperado de https://www.divulgaciondinamica.es/blog/ventajas-la-inteligencia-emocional-las-empresas/

Emagister. (2018). Inteligencia emocional en el trabajo. Emagister. Recuperado de https://www.emagister.com/blog/inteligencia-emocional-trabajo/

El tiempo. (2018). Inteligencia emocional, la habilidad para el siglo XXI. El tiempo. Recuperado de https://www.eltiempo.com/vida/educacion/que-es-la-inteligencia-emocional-y-como-manejarla-219528