“Salir de la zona de confort implica que tengas la claridad de que para obtener resultados distintos necesitas actuar diferente” (Emprendiendo Historias, 2018). Los directivos deben promover el espíritu emprendedor y la innovación para mantener la competitividad, sino su empresa quedará estancada en su zona de confort, una zona peligrosa que no llevará su empresa al éxito sino directo al declive, ya que esta es aburrida, no supone ningún riesgo y está llena de pensamientos negativos, cápsula el estrés y es conformista.

La zona de conformismo es aquella de donde no se quiere salir por temor a meterse en campos desconocidos o a que todo se salga de control, conformándose con el resultado así no sea el esperado.

Cuando decides salir de tu zona de confort, puedes ver cómo esto trae consigo muchos beneficios para tu empresa:

  1. Descubrir talentos: tú y tus trabajadores tienen tareas que desarrollar, pero si siempre hacen las mismas no sabrán qué otras habilidades se tienen para explorar y enriquecer tu negocio, por eso, debes aprovechar el conocimiento y las aptitudes de quienes conforman tu organización.
  2. Fortalecer tu negocio: el conocimiento que tienes en este momento puede que en un futuro sea algo básico e inútil en la industria. Prepárate, fórmate y actualízate, recuerda que el mundo está cambiando constantemente, modificando consigo la forma de ver la vida y los negocios.
  3. Motivar a tus trabajadores: hacer cosas diferentes, explorar nuevos campos, cambiar o actualizar estrategias estimula a tus empleados, da conciencia de aprendizaje y desarrollo, lo que genera más productividad y eficacia para tu negocio.

Una empresa exitosa no se genera solo con ganas, se logra con decisiones y actos. Enfrentarse a cosas nuevas es un reto y un riesgo que hay que tomar para que tu empresa no se quede en el olvido. Salir de la zona de confort te abre las puertas a un sinfín de oportunidades con las que guiarás y desarrollarás cada uno de los objetivos de tu negocio, dirigiéndote a la zona de éxito, creciendo día a día y superando cada uno de los obstáculos que los mismos proyectos te presentan.

Entonces, ¿cómo salir de la zona de confort?

  1. Empieza poco a poco: apresurarte con los cambios solo te llevará al fracaso. Ya que tomaste la decisión de crecer, da un paso a la vez mientras construyes el futuro de tu negocio.
  2. Cambia tu mente: pensamientos negativos y conformistas, solo se convierten en obstáculo para tu empresa. Vuelve a pensar como emprendedor y desarrolla nuevas estrategias que hagan crecer tu negocio.
  3. Invierte en formación: al salir de la zona de confort, entras a la zona de aprendizaje, la cual debes aprovechar al máximo, ya que con esto incrementarás la eficiencia y el desarrollo de tu negocio.
  4. No lo pospongas: sino das el primer paso, nadie logrará llegar. Eres la imagen a seguir de tus empleados; donde tu forma de pensar, tu energía y tu cambio, se contagiará y se verán reflejados en los resultados.

“Salir de la zona de confort de tu empresa de forma continua es una tarea clave para asegurar la supervivencia a largo plazo de cualquier organización” (Bravo, s.f.).

Estas recomendaciones te ayudarán para que en la medida en que vayas desarrollando tus metas fuera de la zona de confort, adquieras más confianza y así el adaptarse a los nuevos cambios no será un reto. Hacer crecer tu negocio no es fácil, sin embargo, al salir de la zona de confort, irás en camino de ello y garantizarás tu desarrollo y mejores resultados.

En Consultoría CIMD te acompañamos en la reestructuración de tu estrategia, plan de mercadeo, desarrollo de productos, entre otros, con el fin de que aumentes tu productividad e ingresos. ¡Contáctanos!

confianza, zona de confort, éxito, productividad,

Referencias:

Bravo, Carlos. (s.f.). Salir de la zona de confort de tu empresa. Marketing de Guerrilla. Recuperado de http://www.marketingguerrilla.es/salir-de-la-zona-de-confort-de-tu-empresa/#

Gestión. (s.f.). ¿Qué es la zona de confort? Gestión. Recuperado de https://www.gestion.org/zona-de-confort/