La metodología Design Thinking se ha convertido en unas de las herramientas más efectivas y útiles para las empresas o personas, ya que facilitan la creación de productos innovadores que responden a las necesidades de los consumidores.

Al Design Thinking se le considera el camino para encontrar la solución a un problema determinado, de allí que se le considere el medio estrella para desarrollar el pensamiento creativo, combinándolo con el desarrollo de un modelo de negocio que genere valor para la empresa y los consumidores.

Expertos aseguran que esta surgió después de la Segunda Guerra Mundial, donde se requirió cambiar los modelos de gestión, producción y diseño, buscando la resolución de problemas de forma colectiva.

Design Thinking = lo que la gente quiere + lo que es viable para el mercado + lo que es tecnológicamente posible (Nogueira, 2017).

El objetivo de este proceso es aprender de la experiencia del usuario. Mientras que en los procesos de creación tradicionales se partía del producto para definir la experiencia, hoy en día son los clientes los que validan o desaprueban con sus opiniones, y así aportan o no valor al producto o servicio.

“Design Thinking es un enfoque que se sirve de la sensibilidad del diseñador y su método de resolución de problemas, para satisfacer las necesidades de las personas de una forma que sea tecnológicamente factible y comercialmente viable, conectando el pensamiento analítico con el pensamiento creativo” Tim Brown (El comercio, 2017).

Este método ha tomado mucha fuerza en diferentes ámbitos, ya que permite el uso de diferentes herramientas para desarrollar la creatividad, expone a los desarrolladores a la realidad del mercado, al mismo tiempo que los obliga a cumplir plazos y ritmos exigentes, de esta manera, es como se puede dar su aplicación en diversos momentos. Aquí te compartimos algunos de ellos (Storiieslab, 2018):

  1. Generación de ideas.
  2. Generar empatía en grupo de trabajo.
  3. Definición de personalidad y atributos de marca.
  4. Conceptualizar estrategias.
  5. Prototipado de productos y servicios.
  6. Mapear necesidades.
  7. Análisis e insights de usuarios.
  8. Inspiración y búsqueda de tendencias.

Debes tener en cuenta que este es un enfoque que se centra en la innovación y la solución de problemas desde una perspectiva que tiene en cuenta al cliente y al negocio.

En sí, esta metodología te ayudará a: empatiza con usuarios, consumidores y público en general; analizar la información recolectada y tomarla como punto de partida para generar ideas innovadoras; e implementar dichas ideas en prototipos que te acerquen al diseño del producto final.

Además, los productos creados bajo esta metodología sirven para crear una relación duradera y fuerte con sus clientes, debido a que el Design Thinking brinda nuevas y mejores experiencias de compra a los clientes.

Si quieres aprender más de este tema, recuerda inscribirte en nuestro diplomado gratuito 100% online, haciendo clic aquí.

Aplicación Design Thinking

Referencias:

Digital House. (2018). Qué tipo de empresas trabajan con Design Thinking y cuáles son los beneficios concretos. Digital House. Recuperado de https://www.digitalhouse.com/noticias/que-tipo-de-empresas-trabajan-con-design-thinking-y-cuales-son-los-beneficios-concretos-diseno/

El comercio. (2017). ¿Por qué Design Thinking es el mejor método para innovar? Zona Ejecutiva. Recuperado de https://elcomercio.pe/especial/zona-ejecutiva/actualidad/que-design-thinking-mejor-metodo-innovar-noticia-1991977

Nogueira, Ana. (2017). Design Thinking: ¿qué es y cómo ponerlo en práctica en tu negocio? Hotmart [Blog]. Recuperado de https://blog.hotmart.com/es/que-es-design-thinking/

Storiieslab. (2018, 19 de febrero – 7 de marzo). 8 momentos para usar Design Thinking [Actualización estado de Instagram]. Recuperado de https://www.instagram.com/storiieslab/