La gestión empresarial busca aumentar la productividad y la competitividad en las organizaciones, siendo los profesionales de alto rango los responsables de esto, de allí la necesidad de que tengan desarrolladas habilidades blandas y habilidades duras.

 Cabe recordar que las habilidades blandas son aquellas cualidades deseables que no se aprenden, sino que vienen innatas en cada persona, por ejemplo: liderazgo, trabajo en equipo, comunicación, flexibilidad y gestión del tiempo.

Mientras que las habilidades duras son aquellas que se aprenden con el paso del tiempo y requieren de un esfuerzo adicional por parte de la persona. Algunas de ellas son: dominio de una lengua extranjera, obtener una certificación, conocimiento de informática, técnicas de expresión oral, manejo de distintas herramientas, entre otras.

En la práctica, las habilidades blandas o Soft Skills son esas capacidades que le permiten a una persona desempeñarse en un trabajo de manera efectiva, apuntando al lado emocional, interpersonal y en el cómo se desenvuelve en la empresa.

Actualmente, las organizaciones se están enfocando en seleccionar personal que tengan las principales habilidades blandas requeridas para el puesto, teniendo en cuenta que estas facilitan el asumir cambios, retos y nuevas situaciones, permitiéndole a la organización sobrevivir a las constantes circunstancias dadas en el mercado.

Según la Sociedad para Gestión de Recursos Humanos estas son las habilidades blandas más destacadas a la hora de contratar personal para las organizaciones (Cesim, s.f.):

Confiabilidad: 78%

Profesionalismo: 20%

Organización: 6%

Integridad: 49%

Adaptación: 15%

Escritura: 3%

Trabajo en equipo: 36%

Respeto: 14%

Comprensión lectora: 2%

Enfoque en el cliente: 30%

Pensamiento crítico: 8%

Creatividad: 1%

Iniciativa: 24%

Comunicación oral: 7%

Informática 1%

Este tema toma relevancia para las empresas, ya que tener personal con estas aptitudes permite fortalecer a los empleados en aspectos como la orientación al cliente, motivación, comunicación, autocontrol, gestión del estrés, persuasión, toma de decisiones, flexibilidad, creatividad, entre otras.

De esta manera, al seleccionar correctamente la persona para ocupar un cargo de liderazgo, se reduce a un 10% los fracasos empresariales ocasionados por toma de decisiones inoportunas, además de mejorar la ejecución de acciones que respondan a las necesidades empresariales.

El estudio “The skill to pay the bills: Returns to on-the-job soft skills training” (Triana, 2018) concluyó que los trabajadores de una fábrica de confección que desarrollaron sus habilidades blandas, aumentaron su productividad en un 20%.

 Esto se da, gracias a que el desarrollo de las habilidades blandas ayuda a potenciar la inteligencia emocional de las personas, mejorando su manera de administrar y gestionar sus emociones, facilitando las relaciones interpersonales, lo cual conlleva al alcance de las metas y los objetivos empresariales. Recuerde que los empleados felices son más productivos.

Por esta y más razones, si usted es de aquellos profesionales que están interesados en recibir un ascenso laboral, le recomendamos desarrollar sus habilidades blandas a través de procesos de aprendizaje que potencien sus talentos, y si es empresario, le sugerimos incluir en su plan de desarrollo humano, la formación laboral de sus colaboradores.

Es así como se mejorará el rendimiento de todo el personal de la empresa, poniendo en práctica las aptitudes, personalidad, conocimientos y valores adquiridos, aportando a la gestión empresarial, el aumento de la productividad y la rentabilidad empresarial.

Si estás interesado en formarte en habilidades blandas, puedes acceder a nuestros cursos, conferencias, workshops y demás. Pregúntanos cómo.

 

 Referencias:

Cesim. (s.f.). La importancia de las habilidades blandas y cómo mejorarlas con simulación de negocios. Cesim. Recuperado de https://www.cesim.com/es/blog-de-simulaciones-de-negocios/la-importancia-de-las-habilidades-blandas-y-como-mejorarlas-con-simulaciones-de-negocios

Triana, Jessica. (2018). El poder de las habilidades blandas como tendencia de innovación en el mercado laboral. Armonía en acción. Recuperado de https://www.armoniaenaccion.com/poder-habilidades-blandas-tendencia-innovacion-mercado-laboral/