La competencia es cambiante y creciente, debido a esto cada día son mayores los esfuerzos que las marcas deben hacer para sobresalir y para este fin siempre se ha contado con el apoyo del marketing, el cual se ocupa de transmitir un mensaje que sea captado por el público objetivo para que las marcas tengan más notoriedad. Pero el marketing debe dejar de ser visto como un área al interior de las empresas o como un conjunto de leyes escritas en piedra, pues este es un concepto que se adapta de la misa forma en la que lo hacen los mercados, integrando, alterando y excluyendo estrategias conforme lo vayan dictando las condiciones de la plaza en la que se opera.
Los mercados se encuentran en constante evolución y para que las organizaciones puedan sobrevivir es necesario que las iniciativas de promoción y publicidad evolucionen con ellos, los esfuerzos que las compañías hacen para comunicar los beneficios de sus productos y servicios se deben ajustar a las últimas tendencias que hayan en el mercado con el afán de no quedarse rezagados frente a sustitutos.
Desde que las compañías empezaron a notar que estaban en un entorno competitivo empezaron a hacer esfuerzos para diferenciarse de la competencia y con esto nació el marketing, pero en ese entonces este se encontraba en una etapa inicial y con herramientas limitadas, se enfocaba en llamar la atención, informar novedad y crear sensación de presencia. Esto funcionó bien al principio pero luego se evidenció un inconveniente, esta interacción era unidireccional, por lo que todo el flujo de información fluía desde las marcas hacia los consumidores sin importar mucho lo que estos últimos tuvieran para decir, y cuando esta necesidad de los clientes de ser escuchados se hizo más latente era el momento de evolucionar.
De esta necesidad surge el Marketing 2.0, donde se da una conversación entre marcas y consumidores, inicialmente se crean los centros de atención al cliente donde a este se le invitaba a entregar sus opiniones y a alzar su voz cuando no estaba de acuerdo con algo, posteriormente se apropian del concepto de web 2.0 para crear un vínculo con los clientes apoyado en medios digitales y social media, donde estos crean contenidos y dan una retroalimentación constante sobre la experiencia que tienen con los diferentes productos y servicios con los que interactúan.
Luego para muchos consumidores algo no estaba bien, veían a las marcas como algo muy enfocado en la rentabilidad y retribuyendo poco al medio del que se usufructuaban, entonces el marketing vio otra vez la necesidad de evolucionar para salirle al paso a esta nueva adversidad que se presentaba. Es así como nació el Marketing 3.0, el cual buscaba vender valores asociándolos a una marca y que estuvieran en sintonía con su público objetivo, en esta instancia se ofrecía un valor agregado no tangible además del valor funcional propio del bien, al estar consumiendo dicho producto se estaba ayudando a una causa, se pertenecía a un grupo, se tomaba cierto partido… se hacía una declaración.
Hasta acá se podría decir que todo estaba bien y que se tenía un marketing lo suficientemente evolucionado, en capacidad de interconectar diferentes facetas del ser humano como para comunicar eficientemente el mensaje de una marca. Pero como se sabe ahora los gustos, deseos y necesidades de los consumidores son cambiantes y por lo tanto nunca podrá existir una versión del marketing que se pueda considerar un producto terminado y por esto, siempre existirán nuevos desafíos que obliguen a los responsables de marketing a generar nuevas formas de atraer a los clientes de una manera más efectiva.
Todo este recorrido lleva al marketing a la era actual, donde se dan increíbles avances tecnológicos que ya no solamente están disponibles para las grandes industrias, sino que han permeado a todos los ámbitos en los que se desenvuelven las personas, y por esto el marketing debe aprovechar estas nuevas condiciones para insertarse en esferas a las que antes no llegaba y poder generar conexiones en escenarios no convencionales.
Así nace el Marketing 4.0, los clientes cada vez tienen menos tiempo para prestarle atención a las marcas y están rodeados de alternativas a cada paso que dan, las empresas deben siempre destacarse y tomar medidas para entregarle al cliente el mensaje que ellos realmente quieren oír. Ahora el entorno en el cual se compite es global y se tienen usuarios 360 grados los cuales ya no simplemente se vinculan a las marcas por medios físicos o virtuales, sino por ambos y por la cantidad de medios que se deriven de estos.
Bajo el concepto de Marketing 4.0 la relación con los clientes no termina una vez se les vende el bien o servicio, es un vínculo que va más allá y perdura para siempre pues ya no es muy relevante la información que las marcas dan de sus productos, ahora lo importante es lo que esos usuarios tienen para decir, ellos son los que relatan la experiencia y es a ellos a quienes los futuros clientes oyen, son estos los que generan el contenido y esto a su vez se constituye en información que permite a las marcas predecir nuevos usos, necesidades, hábitos, gustos, entre otros.
Por lo anterior es que se dice que en la actualidad, sin dejar de lado las investigaciones de mercado, se deben cazar o predecir tendencias, de antemano saber los cambios en el consumo para identificar nuevos factores a tener en cuenta.
Los principales avances tecnológicos en los que se apoya el Marketing 4.0 son:
Geolocalización: las marcas ahora pueden complementar la información que tienen de los clientes gracias a los medios virtuales y ofrecer nuevas ofertas en función de la localización de los compradores, esto focaliza los esfuerzos para brindar mejores experiencias a los consumidores de una manera más eficiente para las marcas.

Cada vez será más común poder ofrecer productos y servicios a consumidores que se encuentren dentro del mercado meta y que también se encuentren cerca del lugar donde estos se ofrecen, esto es aprovechamiento de recursos en su máxima expresión.

Realidad aumentada: al combinar la información existente de los consumidores con los desarrollos actuales de realidad aumentada se puede brindar una mejor información mediante experiencias más interactivas. Esta tecnología permite superponer en tiempo real imágenes o información generada digitalmente sobre imágenes del mundo físico, así los consumidores pueden ver, mediante dispositivos móviles, aparecer en su mundo información de su interés de una forma interactiva. Ejemplos de esto son: LearnAR, Google Sky Map, Pokemon Go y WordLens.
Marketing digital: no cabe duda de que mediante la publicidad en internet se puede, de una forma más económica y eficiente, llegar a un mayor número de potenciales compradores, pero ahora el marketing digital nos permite ir mas allá, brinda la oportunidad de crear comunidades que se enamoren de tus productos, crea un voz a voz más potente y lo más importante, brinda información de inmenso valor que permite detectar tempranamente tendencias y cambios en el consumo para ajustar los productos y esfuerzos de marketing.
La historia del marketing muestra que es muy importante para las organizaciones apropiarse lo más rápido posible de los conceptos actuales y entender el funcionamiento de sus herramientas para poder lograr lo que en un principio siempre busca, difundir el mensaje de las marcas para diferenciarlo de la competencia.
Se deben tener en cuenta las lecciones aprendidas del mercado, este evoluciona y obliga a estar atento a los próximos indicios de cambio para identificar hacia dónde se dirigen.
Referencias bibliográficas:
Abreu, J. (2016). Marketing virtual y sus ventajas para el e-commerce: ¿cuáles son? [Entrada de blog]. Recuperado de https://desvirtuen.blogspot.com.co/2015/08/marketing-virtual-y-sus-ventajas-para.html
Innovae. (2016). Tecnología. ¿Qué es la realidad aumentada? [Entrada de blog]. Recuperado de http://realidadaumentada.info/tecnologia/
Marketing directo. (2011) ¿Qué será el marketing 4.0? [Entrada de blog]. Recuperado de https://www.marketingdirecto.com/marketing-general/tendencias/¿que-sera-el-marketing-4-0