El lean manufacturing es un término que en español significa limpio, ágil, flexible, que se utiliza para simplificar los procesos de manufactura, disminuyendo el desperdicio en cada una de las líneas de producción, utilizando herramientas que optimizarán el manejo de recursos.

El propósito de la nueva forma de trabajar es reducir elementos innecesarios al momento de la prestación de un servicio o la construcción de un producto, mejorando así los tiempos de entrega aumentando la satisfacción del cliente, generando rentabilidad en el negocio, posicionándolo cada vez más competitivo en el mercado.

Para hacer más efectivo el lean manufacturing se debe tener conocimiento de técnicas fundamentales como son los 3 pilares que generan valor, organización y efectividad en las líneas de producción:

Kaizen:

Término japonés que en español podría significar  “Cambio para mejorar”. En este pilar se apuesta al cambio desde cada uno de los actores de una empresa, desde las plantas y obreros hasta los directivos deben ser parte de este cambio, proponer, implementar y evaluar los cambios.

Control total de la calidad:

este pilar propone un modelo donde se incluyen tanto los departamentos como a sus empleados, para asegurar la disminución de errores que serán evidenciados al momento de la entrega al cliente.

Just in time (JIT):

Con este sistema se pretende producir el producto solicitado por el cliente en el tiempo más corto posible entre su pedido y el momento de la entrega, implementando la producción exacta, con materiales precisos para una meta, o fecha planteada.

El lean manufacturing busca por encima de todas las cosas eliminar el desperdicio, tanto de tiempo, recursos y talento humano, que entorpecen las fechas de entrega y las cualidades de los productos.

Los clientes son cada vez mas informados y conscientes del papel que juegan, ahora es el servicio el que se acomoda al ellos, por lo tanto se busca cada vez más empatizar de manera personalizada y por esto se debe ser riguroso en los procesos y en la comunicación efectiva con el usuario.

¿Cómo identificar el desperdicio?

Para eliminar el desperdicio se debe primero identificar cual es la razón por la que un negocio no está dando resultado por medio de los tipos de desperdicio que se pueden presentar en la línea de producción. Rajadell y Sánchez (2010), proponen la siguientes herramientas que serán útiles a la hora de identificar el problema e implementar cambios:

  • Sobreproducción:

Este tipo de desperdicio es el resultado de fabricar más productos de los requeridos o tener maquinaria más grande de la que se necesita. Se cocina una producción más demorada, que requiere materia prima, mano de obra, servicios públicos e infraestructura.

  • Tiempo espera:

Este es el tiempo perdido por una mala secuencia de trabajo o por un proceso ineficiente, lo cual acarrea problemas de saturación de tareas para algunos trabajadores, mientras otros están detenidos en sus labores por distintos factores como pueden ser la falta de maquinaria apropiada, falta de personal, operaciones retrasadas por falta de insumos. Es importante evaluar los tiempos de ejecución para tener una línea eficiente de producción.

  • Movimientos innecesarios:

Es el resultado de la manipulación de materiales que generar incomodidades en el desplazamiento, como malos diseños del espacio de trabajo y los recorridos de las plantas.

  • Despilfarro del sobreproceso:

Este se crea cuando desde la valoración del producto se le atañen cualidades al producto, que no están basadas en el valor real que el cliente le concedería. Esto debido a procesos burocráticos innecesarios, procedimientos y políticas no efectivos o quizá porque no existe una estandarización real para mejorar técnicas y procedimientos.

  • Exceso de inventario:

Rajadell y Sánchez (2010) indican que el stock es un desperdicio claramente prejudicial para el desempeño de una empresa porque se trata de productos y materiales que no sirven porque están obsoletos o simplemente el tiempo los echó a perder.

Comprender e implementar el concepto de Lean manufacturing ayudará a reconocer que toda industria y proceso tiene unos tiempos, recursos y formas de ejecución que pueden ser mejoradas con una estrategia visible de optimización de recursos, que además de los mencionados pueden ser muchos más dependiendo de las dinámicas individuales de cada proceso e industria.

Referencias bibliográficas:

Rajadell, M. & Sánchez, J., (2010) Lean manufacturing La evidencia de una necesidad. Recuperado de: https://www.academia.edu/15778406/Lean_Manufacturing_la_evidencia_de_una_necesidad?auto=download