Las empresas no deben pasar por alto la importancia que tiene formar a sus empleados y es un error pensar que solo las actividades de alto grado necesitan de esa formación empresarial. El objetivo de capacitar a los empleados de una empresa es potenciar la innovación y la eficiencia laboral.

Existen 10 pasos a seguir por parte de una compañía para la implementación de un plan de formación, estos son:

1. Detectar las necesidades formativas reales de los trabajadores.

Existen varios sistemas para detectar las necesidades formativas; como las entrevistas, las reuniones grupales, las encuestas y la observación, una vez hecho esto hay que identificar aquellas que resulten más útiles según las características de la empresa.

2. Marcar los objetivos.

Es fundamental tener claro qué queremos conseguir con la formación y qué estrategia de desarrollo profesional tenemos con cada uno de los trabajadores para no caer en errores comunes.

3. Identificar con los mandos y priorizar las necesidades específicas de cada área.

Ajustar las necesidades en cada caso, planificar y calendarizar de manera más realista, así como fomentar su participación en el seguimiento de los resultados de las acciones formativas.

4. Definir las acciones formativas.

Es importante tener claridad sobre los contenidos, las modalidades de formación, las dinámicas, la metodología y las demás acciones y elementos clave.

5. El calendario.

Se debe realizar un análisis de disponibilidad de tiempo del equipo de trabajo que recibirá la formación para así ajustarse a las horas y a la carga de trabajo. La puesta en común del calendario requiere de un análisis realista de la carga de trabajo, las vacaciones, las temporadas o campañas, entre otros.

6. Definir el lugar y los medios de impartición.

Este apartado es de especial importancia, es indispensable contar con un buen lugar para acomodar los materiales necesarios para realizar las capacitaciones y tener todos los instrumentos a la mano y en buenas condiciones para un buen desarrollo del plan de formación.

7. Definir el sistema de evaluación.

Es fundamental prestar atención a los resultados de las evaluaciones ya que estos nos permiten identificar y realizar mejoras significativas. Existen dos tipos de evaluaciones: la evaluación de adquisición de conocimientos o habilidades y la evaluación de la calidad de la formación.

8. Seleccionar a los proveedores.

Hay que valorar la especialización del proveedor en los servicios que nos va a prestar, así como el nivel experiencia y conocimiento de las personas que ejecutarán dichos servicios dentro de la empresa

9. Elaborar el presupuesto.

 Es la base que servirá de guía para saber cuánto se necesita invertir en formación y de cuántos recursos dispone la empresa.

10. Comunicar el plan de formación.

Tener definido el plan de formación y comunicarlo adecuadamente permitirá al resto de la empresa poder organizar su tiempo, así se conoce la disponibilidad de los trabajadores y el alcance de las habilidades o conocimientos que están desarrollando.
Se deben tener muy claro los objetivos que se desean alcanzar y los medios disponibles para eso. Pero siempre hay que avanzar, no se puede dejar la formación del personal en segundo plano porque es una de las principales armas que tiene una empresa para ser más competitivos en el mercado y aumentar su calidad y eficiencia.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Galiana, P. (2017). ¿Cómo elaborar un plan de formación para empleados? [Entrada de Blog]. Recuperado de http://www.iebschool.com/blog/como-elaborar-plan-formacion-rrhh-2-0/
Gutiérre, S. (2016). Opinando en nuestro blog: 10 pasos para realizar el Plan de Formación. [Entrada de Blog]  Recuperado de http://affor.es/index.php/es/blog/78-10-pasos-para-realizar-el-plan-de-formacion