La revolución que está suponiendo el avance exponencial de las diversas tecnologías y el internet de las cosas, está transformando la manera en la cual vamos a consumir; ejemplo de ello es lo que ya conocemos como la cultura Maker, que hace referencia a la democratización de los medios de producción, en otras palabras a la creación personalizada de productos a la medida y gusto del cliente que ya puede hacer cualquier persona con nuevos modelos de negocio y con ayuda de tecnologías en auge como la impresión 3D y el internet de las cosas.
Los Makers son los nuevos artesanos modernos, una cultura que nace bajo el lema de la producción colaborativa. Para ello, tendencias como el alquiler de tecnologías, el diseño e impresión 3D para crear a la medida, la reducción de la masificación, productos personalizados y demás, suponen grandes cambios en la manera en la cual vamos a adquirir los productos y las posibilidades que tendremos de crear nuestros propios inventos.