Podríamos asegurar que la mayoría de nosotros hemos deseado convertirnos en un buen líder, ya sea en nuestro trabajo, en la familia, en un grupo de amigos o en nuestra profesión.

Frente a este deseo, son pocos los que logran ocupar este espacio dentro de un grupo o equipo, ya que se ha tenido la concepción equivocada de que un líder nace, pero déjanos decirte que un líder también se hace.

En el ámbito laboral, en el cual nos deseamos enfocarnos, un líder ocupa un papel fundamental para el desarrollo de los procesos y el cumplimiento de los objetivos del grupo. No olvidemos que una de las tareas del liderazgo es gestionar y administrar todos los recursos de un área.

El mayor recurso por el que debe velar un líder es por su personal, por eso, este debe centrarse en la creación y la gestión de un buen equipo de trabajo, además de mantener su motivación y colaboración en un buen nivel.

De sus tareas más importantes está el conocer a su equipo de trabajo, intentar mantener las buenas relaciones entre ellos, reducir la ansiedad y estrés de su equipo, mejorar la creatividad y potenciar las habilidades individuales de cada persona.

Y si, como ya lo hemos mencionado, un líder se hace, se forma y se prepara para esta labor. Esto sin negar que mientras a unas personas esto les fluye con naturalidad, otras deben esforzarse por aprenderlas y mejorar.

¿Quién es un líder?

Aunque ya hemos hablado un poco de lo significa ser un líder y de sus responsabilidades dentro de un grupo, es importante que nos enfoquemos en definir a quién se le considera un líder.

De acuerdo con muchos estudios y expertos en el tema, un líder es una persona capaz de influir en otras, por lo que suelen seguirle más personas, de allí que su principal herramienta sea la influencia.

“… el líder marca el rumbo, fija la dirección hacia donde se debe ir y los demás lo siguen. El líder encarna las expectativas de los otros y están convencidos que si el líder tiene la razón y consigue sus objetivos, pues obviamente ellos conseguirán los suyos” (González, 2017).

Esta persona es la encarga de transmitir una visión, indicando el camino para llegar al cumplimiento de una meta o propósito final, de allí que este sea una persona que se atreve, enfrenta diferentes situaciones, llama al orden, define, establece, instruye y hace que los demás hagan. 

¿Qué características tiene un buen líder?

Expertos en el tema están convencidos que las personas con liderazgo tiene unos rasgos característicos que los definen. Según Manuel Xirau (2018), estos son algunos de ellos:

  1. Tienen iniciativa: cuando algo falla o cuando se ha de iniciar un proceso, son quienes asumen la iniciativa para cambiarlo o generar propuestas.
  2. Escuchan un observan: los lideres entienden que toda persona es una fuente clave de información, de allí la importancia de escuchar y observar.
  3. Son activos: suelen ser personas proactivas, les gusta hacer contactos, se comprometen a hacer algo y cumplirlo y siempre le dan una solución a todas las cosas.
  4. Están en constante aprendizaje: las personas que están el camino de convertirse en buenos lideres, nunca dejan de aprender y creen que se puede aprender de todos y todo.
  5. Elaboran listas: los lideres apuntan todo lo que tiene que hacer y se sienten cómodos tachando cosas que estén en su lista.
  6. Saben delegar: son conscientes de la importancia de delegar funciones y tareas, ya que saben que no lo pueden hacer todo y menos al mismo tiempo, por ser un buen líder, conoce a los que tiene a su alrededor y no duda en dejar cosas a su cargo.
  7. Está pendiente de su vida personal: un buen líder reconoce que la importancia de vida fuera del trabajo, por lo que suelen prestar mucha atención a los amigos y la familia.

Evidentemente, estas características vienen acompañadas de la personalidad de cada persona, sus experiencias, sus gustos, sus ideales y el grupo al cual lidera.

¿Cómo convertirte en un buen líder?

Para convertirte en el líder que has soñado, puedes comenzar por reconocer tus fortalezas y tus debilidades, de esta manera podrás definir en qué eres bueno y en qué debes mejorar, al mismo tiempo que debes trabajar por fomentar tu creatividad, tu autoestima, tu visión, tu equilibrio y tu capacidad de aprender (Espinosa, 2017).

Así mismo, debes darle credibilidad a tu palabra,  por eso, si prometes algo, debes cumplirlo, de esta manera ganarás la confianza de los que están a tu alrededor.

No te olvides de tratar a las personas como a los clientes, ya que con estos procuramos tener la mayor atención posible, atendiendolos de la mejor manera y dando respuesta a sus necesidades en el menor tiempo posible.

De esta misma manera, busca retroalimentación de personas con las que trabajas, de tus familiares y de tus amigos, esto te ayudará a mejorar tu desempeño y a fortalecer tus debilidades.

Y aunque puedes hacer muchas cosa más, nosotros te recomendamos capacitarte y prepararte a través de entrenamiento para líderes, sesiones de coaching, realización de talleres y workshops de liderazgo.

En este tipo de sesiones podrás profundizar en tus fortalezas, tendrás una guía para convertirte en un buen líder y te será más fácil desarrollar tus habilidades de comunicación, liderazgo, creencias y tomas de decisiones.

Referencias:

Espinosa, Rodrigo. (2017). Conviértete en un líder. Revista moi. Recuperado de https://www.revistamoi.com/sube-godinez/conviertete-en-un-lider/

González, Pedro Juan. (2017). ¿Qué es un líder? El Mundo. Recuperado de https://www.elmundo.com/noticia/-Que-es-un-lider-/357062

Xirau, Manuel. (2018). 6 cualidades de quien nace líder. Forbes. Recuperado de http://forbes.es/life/3338/6-cualidades-de-quien-nace-lider/6/