“Las empresas en un momento de recuperación de los mercados y el empleo, tienen el reto de captar talento, pero también de saber retenerlo y motivarlo” (Gonzalo, 2017).

Evitar la fuga de talento humano es uno de los más grandes retos a los que se enfrentan actualmente los directivos de una empresa. Anteriormente por la poca oferta laboral que se generaba, los talentos se conformaban con el empleo estable que tenían para no quedarse sin ninguna oportunidad, mientras que ahora, la oferta es cada vez más grande y si un empleado no se siente conforme con las oportunidades que le brinda la empresa, busca otra que le presente mayores beneficios y que llene más sus expectativas.

La fuga de talento humano se genera principalmente por la mala gestión del área de recursos humanos, ya que desde la dirección es que se deriva el trato que el empleador da al personal y de esto depende la empatía que tengan los colaboradores con la organización.

Las principales razones por las cuales las empresas pierden el talento humano son:

  • Falta de entendimiento: el hecho de que los directivos no entiendan la labor que está ejerciendo el empleado y el esfuerzo que conlleva, genera inseguridad y desmotivación en estos.
  • Metodologías de trabajo imperativas: hay empresas que se rigen por una metodología de liderazgo antigua, donde solo hay una forma de hacer las cosas, las decisiones las toman solo los altos mandos y así debe ser todo el tiempo.
  • Trato o comunicación inadecuados y no equitativos. En algunas empresas los jefes tratan de forma inadecuada a sus empleados, gritándoles y haciéndoles sentir insignificantes, esto es uno de los factores que genera más fuga de talento humano.
  • Frustración en cuanto a las expectativas de crecimiento: el estancamiento laboral es una de las razones que genera más deserción en las organizaciones, ya que este promueve la desconfianza, la inseguridad y el conformismo.

Como consejo, existen 8 conductas que una empresa debe tener en cuenta para retener al talento humano de tu organización (Liévano tomado de Portafolio, 2017):

  1. Foco en el talento: enfócate en el empleado, permitir su desarrollo profesional. Retenerlo conllevará al crecimiento de la organización.
  2. Buen ambiente laboral: a las personas les gusta crear lazos con sus compañeros, sentirse en confianza, por lo que además de ir a trabajar, buscan tener con quien discutir temas de interés. A las personas les interesa sentir la unión “familiar” que una buena organización genera.
  3. Liderazgo coherente: un buen líder no es solo quien da órdenes, sino también quien escucha, quien recibe y quien enseña. Ahora el liderazgo tiene un rumbo circular, donde la comunicación entre todas las partes es válida y tiene significado.
  4. Ambientes retadores: para evitar el estancamiento laboral, la empresa debe proporcionar o generar actividades que sean un reto para el empleado y así, fortalecer e incrementar sus conocimientos. Los ambientes retadores fomentan la capacidad de participación y ponen a prueba los conocimientos.
  5. Plataforma de desarrollo: la empresa debe permitir e impulsar el desarrollo del empleado, esto beneficia a ambas partes ya que el empleado adquirirá más conocimiento y se sentirá mucho más competente, y por ende será mucho más eficaz. La organización por su parte tendrá un desempeño más efectivo.
  6. Salario equitativo: tener presente la responsabilidad del cargo y de las actividades realizadas, siendo justos con la remuneración dada.
  7. Posicionamiento empresarial: las empresas deben hacer que el puesto laboral sea atractivo, como lo hacen con sus productos y/o servicios. Tener una empresa con buen posicionamiento genera que estas se deban esforzar para retener a sus empleados.
  8. Gestión del talento: una empresa que piensa en su talento de una forma integral, que le da el puesto que se merece su empleado, que aporta al desarrollo de este, no tendrá riesgo de perderlo.

El talento es un factor muy escaso que hay que saber buscar, captar y retener. (Baez, 2013). Las organizaciones no deberían dejar ir a aquellos que hacen que la unidad de negocio crezca.

La fuga de talento se da principalmente por las condiciones a las que están sometidos los talentos en la empresa, así que si lo que se quiere es evitar esa situación, las empresas deben tomar en cuenta las opiniones de los empleados, darles participación y generar una apropiada y confortante comunicación.

 

Referencias:

Baez, Nastassja. (2013). La fuga del talento humano. Escuela de organización industrial. Recuperado de http://www.eoi.es/blogs/madeon/2013/05/30/la-fuga-del-talento-humano/

Gonzalo, Pablo. (2016). Cómo evitar la fuga de talento de las empresas. Cinco Días. Retomado de https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/10/17/companias/1508254561_179739.html

Portafolio. (2017). Ocho consejos para evitar la fuga de talento en su empresa. Portafolio. Recuperado de http://www.portafolio.co/economia/empleo/ocho-consejos-para-evitar-la-fuga-de-talento-de-su-empresa-510682

 

Escrito por: Laura Jimenez