¿Cuáles son las etapas de un emprendimiento?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Seguramente eres de los que ha planeado montar un negocio, pero… ¿has dimensionado un poco las etapas de un emprendimiento?

Para comenzar, debes tener en cuenta que el paso por estas etapas siempre estará influenciado por el sector y la experiencia que tengas desde el ámbito en el que decides emprender.

Sin embargo, existen miles de casos de emprendedores exitosos en diferentes sectores de la industria, lo que significa que hay etapas fundamentales por las que debe pasar tu emprendimiento que aplican para todos.

Estas etapas son:

Etapa 1. Surge la idea

Te preguntarás, ¿qué hacer si le apuestas a una idea de negocio que consideras ganadora pero no has pensado aún en implementarla? Hay 2 aspectos claves que debes analizar:

  • Porcentaje de éxito versus entusiasmo

Cuando la idea es novedosa y no tienes información de qué probabilidad de éxito pueda tener, el entusiasmo que demandará es elevado. Lo importante es estar convencido de querer emprender con tu idea y lo ideal es tener un gran entusiasmo por desarrollarla.

  • ¿Amor o necesidad?

Otra clave es si emprendes por amor o por necesidad. ¿Lo haces porque te apasiona la idea o porque quieres tener mejores ingresos y no tener un jefe? Las dos motivaciones son válidas.

Sin embargo, la experiencia apunta a que el deseo, la pasión o el amor por la idea minimiza la posibilidad de abandonar el emprendimiento ante los primeros obstáculos.

Así que lo mejor es que haya mucha pasión por la idea. Te ayudará a enfrentar los retos que irán apareciendo desde el momento en que la compartas por primera vez.

Etapa 2. Manos a la obra

Si llegas a esta segunda etapa es porque te has convencido de que tu idea es viable. Ya tienes algunos elementos que te dan confianza sobre el éxito de la idea de negocio. Sin embargo, no existe ningún modelo de negocio definido y no tienes un equipo de trabajo.

En esta etapa lo importante es concretar el producto o servicio tan pronto como sea posible para comenzar a facturar, aunque sea lo mínimo para mantenerse en equilibrio.

Etapa 3: Zona de conflicto

En esta fase se define gran parte del futuro del negocio, pues dependerá de tu destreza y habilidades para el manejo de las diferentes situaciones que se presenten.

Por consiguiente, el fundador debe invertir la mayor parte del tiempo dentro de la empresa. Sin la posibilidad de delegar, debido a que apenas se está construyendo el modelo de negocio.

Etapa 4: Estilo de vida empresarial

En esta etapa el nivel de utilidades incrementa considerablemente, permitiéndole al emprendedor tener un mejor ingreso y a la empresa, cubrir muchos de los gastos e inversiones que se requieren en esta etapa.

Si has llegado a esta etapa, entonces las cosas van bien. ¡Sí, van bien! Pues un indicio es que los ingresos superan los gastos al punto de que puedes fortalecer al equipo de trabajo contratando más personal para delegar parte o toda la administración, la empresa tiene más reconocimiento, además, se han creado alianzas estratégicas con empresas claves en el mercado.

Lo importante en esta etapa es aprender a delegar para dedicarse a la gestión, a la toma de decisiones. Para distinguir qué funciona y qué no funciona en la empresa, debes comenzar una revisión de cómo funciona la empresa, mejorar la organización y atender temas del nivel estratégico, para afianzar el emprendimiento.

Etapa 5. Funcionamiento regular

Si llegas a esta etapa es porque has logrado algunos ingresos, ya estás comenzando a facturar lo necesario para mantenerte en marcha. Sin embargo, es muy probable que sigas soportando la carga del trabajo, haciendo todo lo necesario para seguir adelante.

Lo importante en esta etapa es identificar si estás logrando más ingresos que gastos, puedes contratar personal para delegar tareas repetitivas (operativas o administrativas). Así podrás enfocar el esfuerzo en otras actividades importantes, que estabilicen el funcionamiento de la empresa.

Etapa 6: Zona de alto rendimiento

En esta etapa ya tu empresa tiene un alto nivel de madurez, cuenta con múltiples productos que se venden en diferentes mercados y con gran reconocimiento por parte de los clientes.

Los fundadores juegan un papel netamente estratégico y son reconocidos como líderes visionarios. Es probable que en esta etapa busques apoyo en un gestor con la experiencia necesaria para llevar el peso de toda la actividad, dirigiendo a las personas que has contratado para la administración y operación.

Etapa 7. Expansión

Logrando el equilibrio en tu negocio, puedes pensar en ampliar el mercado, porque sabes cómo se hace y los recursos necesarios para la expansión, ya sea por aumento del capital, alianza con otra empresa o solicitud de créditos. En este punto es muy importante que consideres una asesoría para tomar decisiones con miras a la expansión o traspaso, es lo recomendado.

La clave para todas las etapas de un emprendimiento está en mantener el enfoque de las etapas, teniendo a la vista las actividades que deben abordarse para avanzar a cada una, es decir, para avanzar en la “madurez” de la empresa, sin estancarse.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo!

Referencias:

Gestionar fácil (s.f). Etapas de un emprendimiento con algunos tips de enfoque. Recuperado de: https://www.gestionar-facil.com/etapas-de-un-emprendimiento/

Gestionar fácil (s.f) Etapas de los emprendimientos ¿Saben en qué enfocarte en cada una? Parte 2. Recuperado de: https://www.gestionar-facil.com/etapas-de-los-emprendimientos/

Modo emprendedor (2018) Las 5 etapas de un emprendimiento (Esto es lo que vivirás al crear empresa). Recuperado de: https://www.modoemprendedor.com/etapas-de-un-emprendimiento/

Autor: Minuto de Dios

Autor: Minuto de Dios