Siempre que pienses en crear o lanzar nuevos productos al mercado, debes comprobar que estos sean lo suficientemente necesarios para los consumidores, además de conocer qué es lo que ellos buscan de su compra.

La razón principal por la que el mercado y las empresas se ven obligadas a crear nuevos productos son varias, está relacionada con el acortamiento de los ciclos de vida de los productos, la competencia en el mercado y la necesidad de los consumidores por encontrar nuevas experiencias.

La investigación juega un papel de suma importancia en el desarrollo de nuevos productos, ya que es a través de ella que se recolectan datos e información que al ser procesados y analizados ayudan a entender las necesidades del consumidor, los cambios de los productos, las dinámicas del mercado y cómo está actuando la competencia.

“El desarrollo de nuevos productos es un conjunto de actividades de procesamiento de información que trasladan el conocimiento de las necesidades del consumidor y oportunidades tecnológicas en información con valor para la producción” (Minguela & Rodríguez, 2000).

Diferentes herramientas investigativas conllevan al desarrollo de nuevos productos, que tal como lo mencionamos antes, esto se produce por la recolección de información desde diferentes fuentes como lo son el FODA, análisis de mercado, fuentes internas a la empresa (vendedores, estudios, reportes, o pruebas), fuentes externas (revistas, internet, ferias, expertos, contactos o estadísticas), censos, encuestas y focus groups.

El análisis de esta información permite conocer las necesidades del mercado, definir el estado actual de los productos, identificar oportunidades de mejora, establecer los objetivos del desarrollo, establecer procesos productivos eficientes, evaluar las ideas iniciales, etc.

Es importante aclarar que para que un producto sea considerado nuevo, no puede haber sido comercializado o manufacturado anteriormente, por lo que un cambio de empaque o el relanzamiento de un producto existente no se puede considerar como nuevo. Este se puede considerar nuevo cuando (Jáuregui, 2001):

  • Realiza una nueva función.
  • Se desempeña mejor que su antecesor.
  • Ofrece nuevas aplicaciones.
  • Brinda nuevas funciones.
  • Ingresa a un nuevo mercado.
  • Cambia elementos de costos.
  • Cambia de estilo.

Beneficios de la investigación

El mayor aporte de la investigación aplicada  al desarrollo de nuevos productos es que te ayuda a innovar, esto significa que a través de los avances científicos y tecnológicos puedes constituir una manera diferente de hacer las cosas, convirtiendo el conocimiento en una realidad industrial que aporte al mejoramiento de los procesos en tu empresa.

Su implementación es de gran importancia en la empresa, ya que genera competitividad y mejores oportunidades comerciales, avanzando en el proceso de producción de bienes y servicios con estándares de tecnología y calidad eficientes que logren mejorar el nivel de productividad e ingresos de la empresa.

Así mismo, esto potencializa las capacidades humanas, mejora la calidad de los productos, disminuye los costos de producción, logra productos y servicios más complejos, aumenta la productividad, amplía tus conocimientos en un campo, aumenta tus oportunidades de vender, disminuye costos y crea nuevas oportunidades laborales (Anzueto, 2009).

Te recomendamos leer ¿cómo desarrollar un producto exitoso?

Este desarrollo de nuevos productos es tan crucial para tu empresa, que te van a permitir sobrevivir en el mercado, te llevará al crecimiento y al aumento de los ingresos, razón por la que estos deben ofrecer valor adicional, facilidad, rapidez, experiencias y satisfacción al consumidor.

Déjanos asesórate en el desarrollo de nuevos productos. Pregúntanos cómo.

Referencias

Anzueto, Carlos. (2009). Innovación y desarrollo de nuevos productos. IV Congreso Internacional de Innovación y Desarrollo Tecnológico. San Salvador. Recuperado de http://www.innovacion.gob.sv/attachments/Ing%20Carlos%20Anzueto%20-%20Innovacion%20y%20Desarrollo%20de%20Productos%20-%20IV%20Congreso%20IDT%20-%20El%20Salvador%202009.pdf

Jáuregui, Alejandro. (2001). Cuándo se considera un producto como nuevo. Gestiopolis. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/cuando-considera-producto-nuevo/

Minguela, Beatriz & Rodríguez, Antonio. (2000). Desarrollo de nuevos productos: consideraciones sobre la integración funcional. Cuadernos de estudios empresariales, 10, 165-184.