En los últimos años hemos venido escuchando hablar acerca de la innovación y su impacto en las empresas, sin embargo, la innovación social tiene que ver con nuevas prácticas sociales creadas en pos de ayudar a las personas.

A diferencia de la innovación tradicional, la innovación social no está relacionada con la tecnología ni la invención de artefactos. Esta consiste en actuar a favor de las personas y su relación con las organizaciones, con el objetivo de mejorar relaciones y problemas existentes.

“al desarrollo e implementación de nuevas ideas (productos, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades sociales, crear nuevas relaciones sociales y ofrecer mejores resultados… son aquellas que no sólo son buenas para la sociedad sino que mejoran la capacidad de actuación de las personas. Se basan en la creatividad de los ciudadanos, las organizaciones de la sociedad civil, las comunidades locales o las empresas…” (Comisión Europea, tomado de Mauleón, 2016).

En otras palabras, es cuando un grupo de personas se ponen de acuerdo para dar respuesta a un desafío en común que requiere de solución y se consolida gracias a los valores e intereses compartidos por las personas que conforman este grupo.

De esta manera, es como la innovación ha pasado a ser parte de distintos ámbitos de la sociedad, siendo una labor no exclusiva de las universidades, los centros de investigación y las empresas de tecnología.

Objetivos de la innovación social

El objetivo de esta es satisfacer las necesidades que se encuentran vigentes en la sociedad y que no son cubiertas por las empresas, los gobiernos, el mercado y la misma sociedad.

De esto surgen la innovación abierta como aquella dinámica en la que se comparte conocimiento para desarrollar la solución que la comunidad espera alcanzar, y la economía colaborativa, la cual se centra en el intercambio de bienes y servicios usando la tecnología para poner en contacto a las personas y así satisfacer la necesidad que se encuentre vigente (Mariona, 2015).

En el ámbito de los negocios, la innovación social surge con el propósito de movilizar a las personas a combatir los desafíos económicos en conjunto y con el fin de (Mariona, 2015):

  1. Co-crear.
  2. Co-financiar.
  3. Intercambiar bienes y servicios.
  4. Compartir opiniones y votar.
  5. Compartir conocimientos.
  6. Compartir recursos.

Ciclo de la innovación social

En Colombia, entidades como la del Gobierno Nacional para la Prosperidad Social, han implementado unos pasos para desarrollar procesos de innovación social en los contextos que lo requieran llevar a cabo estos procesos (Prosperidad Social, s.f.):

Entender el problema –> Construir alternativas –> Desarrollar prototipos –> Evaluar pilotos –> Escalas proyectos –>Aplicar

Aunque este no es un modelo estándar, este se puede aplicar a los distintos proyectos de innovación y emprendimiento que surjan en la sociedad.

Innovación y emprendimiento social

Es así como el emprendimiento entra a jugar un papel muy importante en el proceso de la innovación social, no lo hace para crear una necesidad y luego satisfacerla, sino que llega a satisfacer una necesidad social ya reconocida, a través de un modelo empresarial novedoso.

Esto de puede dar de dos formas: la primera, bajo el prototipo de Responsabilidad Social Empresarial en el que la empresa destina parte de sus ingresos a realizar labores sociales que fomenten la cultura, la educación o el cuidado del medio ambiente; y bajo la concepción de empresa creada por una comunidad, o a favor de esta, con el fin de generar ingresos, empleo y nuevas oportunidades de crecimiento.

Se estima que en Colombia, el emprendimiento con enfoque social trabaja principalmente en favorecer el emprendimiento, la generación de empleo, la educación, el arte, el deporte, la cultura y el medio ambiente, donde la mayoría de emprendedores son jóvenes entre los 25 y 34 años de edad, con nivel académico profesional y quienes han hecho uso de sus propios recursos para iniciar con una de estas iniciativas (RECON, 2018)

Un ejemplo de ello, es EOLO (http://www.eolomotors.com), el primer vehículo eólico y eléctrico hecho en Colombia, creado con el fin de apoyar el cuidado del medio ambiente y aportar a la generación de empleo del país.

Esto demuestra un gran interés por parte de las personas por iniciar un proyecto que esté relacionado con la innovación social, de allí que muchas entidad públicas y privadas han abierto convocatorias y programas exclusivos para este tipo de emprendimiento, con el fin de apoyar la creación y fomento de la empresa, y así aportar a la solución de los problemas sociales.

En conclusión, para que la innovación social se convierta en un emprendimiento es necesario reconocer un problema social que hasta ahora no sea satisfecho, para luego crear una idea, producto o servicio que sirva para dar solución a dicha situación.

Referencias:

Mariona, Luis Tomás. (2015). Innovación social: el porqué de in fenómeno emergente. Oikonomics. Recuperado de http://oikonomics.uoc.edu/divulgacio/oikonomics/es/numero03/miscellania/mluis.html

Mauleón, Ruth. (2016). Innovación social. Boletín informativo semestral, consejería de servicios y derechos sociales, dirección general de planificación, ordenación e innovación social. Recuperado de https://www.socialasturias.es/datos/1/boletin_14_201622.pdf

Prosperidad social. (s.f.). Innovación social. Prosperidad social. Recuperado de http://www.dps.gov.co/ent/gen/prg/Paginas/Innovación-Social.aspx

Recona. (2018). Informe de resultado: el emprendimiento social en Colombia, primera encuesta de Emprendimiento Social. Recuperado de https://drive.google.com/file/d/1i1Wy1UgrsYJh9tEGfRZBRU0oZUP3aEWs/view