Cómo gestionar la tolerancia a la frustración en tu empresa

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

En el ámbito laboral es común que se genere sensación de frustración, lo que en ocasiones se genera porque el empleado se siente presionado por las peticiones de sus superiores, compañeros, o encargados, y también se puede manifestar por la carga de trabajo o por pensamientos negativos de la misma persona.

La frustración comúnmente se presenta cuando el sujeto no logra satisfacer sus deseos; desde pequeños se experimenta esta sensación, la diferencia es que a esa edad, se busca cumplir muchas de estas peticiones por cuestiones de estabilidad emocional.

Contrario a la niñez, al experimentar la frustración a la edad adulta, se entiende que no todo lo que se desea o se necesita, se cumple de manera inmediata, pues todo lleva su tiempo y existen situaciones en que estas peticiones ni siquiera se cumplen; es allí cuando se desarrolla la tolerancia a la frustración.

Ligado a la tolerancia de la frustración, hay quienes desarrollan independencia y se encargan de la resolución de situaciones, pues al ver que no tienen quien les apoye, desarrollan capacidades para satisfacer sus necesidades o deseos por sí mismos.

Al contrario de las personas que tienen tolerancia a la frustración, hay quienes no la tienen y son quienes se molestan fácilmente con alguna petición, contratiempo o cualquier evento que desde su punto de vista sea un obstáculo para el cumplimiento de sus actividades.

Las personas con poca tolerancia a la frustración tienden a ser prevenidos, incluso en momentos en que se reconozcan sus cualidades, son personas que toman las cosas de manera negativa y que una observación la ven como algo muy malo; esto genera estrés y reduce el desempeño laboral

Además, estas personas son propensas a estar de mal humor, estresados y que a la hora de realizar sus labores sean ansiosos.

¿Cómo lograr la tolerancia a la frustración?

Es importante tener claro que para lograr la tolerancia a la frustración, se necesita de la total disposición del colaborador, así podrá tener mayor estabilidad emocional y un grado de satisfacción más alto, pero como antes se mencionó se necesita de la ayuda propia, para lograr este objetivo.

Algunas vías para esto son:

  • Aceptar la poca tolerancia a la frustración que se tiene, esto permite identificar la forma en que se reacciona ante situaciones de esta índole.
  • Diferenciar entre los deseos y las necesidades, se deben definir prioridades, de modo que al presentarse una situación de frustración se sepa reaccionar, analizar si es necesario resolver de inmediato y si en realidad son lo suficientemente exigentes o se puede posponer.
  • Desarrollar técnicas para relajarse, es decir, al encontrarse en un momento de frustración, es bueno pensar y respirar para luego continuar.
  • Al estar en un momento de frustración, la mente se pone en blanco y es difícil pensar una solución al momento, por esto se recomienda pedir ayuda, esto disminuirá la probabilidad de un fracaso.
  • Reforzar la confianza y seguridad de las personas con poca tolerancia a la frustración, reconociendo su trabajo y teniendo incentivos así los colaboradores se propondrán metas que los hagan superarse para el logro de objetivos.
  • Reconocer las capacidades de cada colaborador, sin necesidad de hacer comparaciones que causen frustración.

Finalmente

A los colaboradores con poca tolerancia a la frustración se les debe hacer énfasis en la resiliencia, esto les va a permitir afrontar situaciones estresantes y los ayudará a tener una mayor estabilidad emocional y mayor seguridad a la hora de enfrentar cambios.

Lo primordial a la hora de tener un equipo con alta tolerancia a la frustración, es que se mejorará la estabilidad y el clima laboral, habrá mayor compromiso por parte de los colaboradores, se llevará un mejor control de las situaciones y se notará un cambio favorable tanto para la empresa como para sus empleados.

Finalmente la tolerancia a la frustración, nos prepara no solo para lo laboral, sino también, para la vida, de modo que nos volvamos: 

  • Reflexivos
  • Analíticos
  • Optimistas 
  • Que estemos dispuestos a nuevos retos.

Referencias

Psicopartner (s.f.) Resiliencia empresarial. Recuperado de:  https://www.psicopartner.com/resiliencia-empresarial/

Centrotap (2019) Desarrollar Tolerancia a la Frustración: por y para qué. Recuperado de: https://www.centrotap.es/2019/04/17/desarrollar-tolerancia-a-la-frustracion-por-y-para-que/

Integrando Equipos (2019) Tolerancia a frustración: Una habilidad para enfrentar situaciones difíciles en el trabajo. Recuperado de: https://integrandoequipos.com/2019/05/20/tolerancia-a-frustracion-una-habilidad-para-enfrentar-situaciones-dificiles-en-el-trabajo/

Autor: Minuto de Dios

Autor: Minuto de Dios