¿Debo iniciar mi negocio con capital o deudas?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Quieres llevar a cabo tu emprendimiento pero no sabes con qué dinero iniciar? ¿piensas que cualquier cosa que hagas será demasiado costosa? ¿dudas acerca de si es mejor iniciar tu negocio con capital o deudas?, aquí tenemos algunas respuesta para ti.

La mayoría de ideas de negocio requieren de una inversión financiera para su desarrollo, algunas de ellas a bajo costo, otras con alta inyección de capital, pero sea cual sea el caso, el dinero resulta ser el factor de mayor preocupación por parte de los emprendedores.

Por un lado, los negocios de baja inversión se caracterizan por ser sencillos, requieren poco capital para invertir y depende de las habilidades de las personas involucradas en la idea.

Las innovaciones que requieren de alta inversión son aquellas que para su funcionamiento necesitan comprar insumos a altos costos, alquilar un local, pagar a empleados, conseguir maquinaría especializada, realizar un desarrollo tecnológico, entre otros.

¿Qué es capital y qué es deuda?

De allí nuestro interés en que conozcas dos formas en las que puedes financiar tu negocio, para lo cual definiremos qué es capital y qué es deuda, así sabrás elegir con mayor claridad cuál opción se ajusta más a tu negocio.

El capital de trabajo es la capacidad de un emprendimiento de llevar sus actividades económicas con normalidad a corto plazo, es decir que tiene dinero para sustentar sus acciones monetarias dentro de los meses siguientes a su creación.

Esto se determina al unir elementos como el inventario, dinero en efectivo y cuentas por cobrar, y para que sea viable la inversión de dinero, es necesario que los ingresos superen a los egresos.

Algunas empresas inician con un capital proyectado a varios meses, incluso años, en los que se puedan cubrir los gastos de operación que tu empresa solicita.

Por otro lado, la deuda es la financiación a la que puedes acceder mediante préstamos de bancos o inversores externos a tu emprendimiento.

Podrás determinar cuál de estos dos tipos de financiación es más convenientes para tu empresa, al momento que definas la planeación estratégica y financiera de tu innovación, donde incluyas misión, visión, objetivos, metas, estrategias, plan de acción, análisis de entorno, plan de mercadeo, etc.

Diferencia entre un negocio con capital o deudas 

De allí puedes partir para saber con qué capital cuentas y cuánto dinero necesitarás, por lo que debes decidir cuál de estas opciones escoger, por ello, te presentamos sus diferencias más relevantes (Banco BASE, 2017):

DEUDA

CAPITAL

El control del negocio seguirá estando en tus manos. Podrás iniciar sin tener ninguna deuda.
Los prestamistas no tendrán incidencia en tu negocio. Los inversionistas comparten riesgos, además que pueden aportar conocimientos.
Las ganancias del negocio son tuyas. Las ganancias del negocio son compartidas con los inversionistas.
Debes ser puntual con los pagos a los prestamistas. Aunque tengas las decisiones administrativas, debes tomar las decisiones pensando en todos.
Las tasas de interés pueden resultar altas. Si hay muchos inversionistas, los trámites serán mayores.
Los pagos fijos pueden afectar tu flujo de dinero. Los rendimientos que esperan los inversionistas son altos, lo que conlleva un mayor riesgo.
Los bancos te pueden pedir una garantía financiera. No hay utilidades los primeros años de operación.

Tres opciones en caso de no tener el dinero suficiente para comenzar (DeMers, 2016):

  1. Reduce las necesidades de tu negocio, si lo ves necesario, considera el cambio de modelo para que demande menos gastos. Puedes iniciar alquilando un espacio de coworking  que se ajuste a tus necesidades.
  2. Aplica el bootstraping, esto quiere decir que en lugar de arrancar con el negocio según lo planteado, se inicie con lo más básico y sencillo que se pueda.
    Te recomendamos ir ganando audiencias en redes sociales, los cuales se puedan convertir en compradores.
  3. Busca dinero de inversionistas externos, que como hemos mencionado en artículos anteriores, pueden ser amigos, familias, ángeles inversores, capitalistas, apoyos del gobierno, préstamos bancarios, etc.

Por consiguiente, lo más recomendable, según los expertos, es iniciar tu idea a una pequeñas escala con el capital que tengas, ya que esto te permitirá ir ganando clientes y reconocimiento, sin que se vean afectadas las finanzas de tu negocio.

Y si lo requieres, acude a un préstamo o busca inversionistas cuando tu empresa esté más consolidada y pueda cumplir con las obligaciones financieras que esto conlleva.

Por último, recuerda que más allá de la capacidad de asumir prestamos, tu empresa debe tener una capacidad rentable y sostenible, además de cumplir con todas las obligaciones financieras adquiridas. Por esto, nuestra recomendación es que inicies con tu propio capital o que participes en convocatorias para emprendedores.

Bibliografía:

Banco BASE. (2017). Ventajas y desventajas del financiamiento de capital vs el de deuda. Grupo Financiero BASE. Recuperado de https://blog.bancobase.com/ventajas-y-desventajas-del-financiamiento-de-capital-vs-el-de-deuda

DeMers, Jayson. (2016). Cómo empezar un negocio (casi) sin dinero. Entrepreneur. Recuperado de https://www.entrepreneur.com/article/276880

Autor: Minuto de Dios

Autor: Minuto de Dios