¿Humildad o ego?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Humildad o ego? Muchos piensan que humildad es bajar la cabeza, pasar por desapercibido, no presumir nuestros logros; Puede que también lo sea, pero en esta sesión no hablaremos de aquella humildad, hablaremos de esa humildad, donde sabes que hay más personas allá afuera que saben más que tú, y, aun así, no te sientes herido.

Para los emprendedores es especialmente importante; si no has pasado por el proceso de enfrentarte al mercado, despedir a un trabajador, o una crisis realmente fuerte como una recesión en tu empresa, o una baja de ventas; a lo mejor no has tenido que enfrentarte al proceso de ser humilde.

¿Qué es ser humilde?

Ser humilde es aceptar que no lo sabes todo, que no todo está perfecto, que nos equivocamos, que hay cosas por aprender y por mejorar, en el momento en el que crees que ya lo dominas todo, es el ego quien ha tomado el control, y entonces dejas de innovar, de observar, de aprender, de esforzarte, y tu negocio al final lo sentirá.

La humildad debes tenerla si o si, porque de lo contrario acabaras saliendo del juego, por eso, el mejor maestro de humildad es el mercado, porque a este le da igual de donde vengas, quienes sean tus padres, que obstáculos hayas superado en tu vida; pues lo único que les importa es que le des la mejor propuesta de valor posible.

Si no estás en este constante estado de alerta de aprender del mercado, te van a devorar.

Para empezar a desarrollar esta humildad, debes saber identificar cuando aparezcan vocecitas interiores como estas: “eres mejor que el resto”, “lo hago mejor”, o sentimientos que te hacen enorgullecerte cada vez que obtienes un premio. 

Cuando tengas esos pensamientos de que todo está saliendo bien, esto va genial, todo marcha sobre ruedas, ¡ojo! Porque es tu ego que está empezando a coger el mando de tu cerebro y tu control; A veces es bueno para motivarte, no debes dejar que te nuble la vista, precisamente es en ese momento donde tu humildad puede salir de la ecuación, inmediatamente dite a ti mismo: “Es ego” y de esa forma irás programando tu mente.

Como ves, no es un concepto de humildad tradicional, es una mezcla de querer seguir escalando, de reinventarte siempre, de encontrar nuevas ideas, de actualizar constantemente tus estrategias, aunque este todo funcionando perfectamente.

¿Cómo diferenciar entre humildad o ego? 

No seas humilde con tus palabras, sé humilde con tus acciones, trabajando y estudiando, cuando estés al frente de alguien que sabe más que tú, escuchándolo, se es humilde también haciendo preguntas a esa gente aun sabiendo que vas a quedar mal, al final, es simplemente una aceptación de que te queda mucho por aprender todavía.

El ego no se elimina, el consejo es observarlo, identificarlo, interpretarlo, no confundirlo contigo mismo, la humildad se puede ver en la gente cuando está contenta rodeada de gente que sabe más que ella, también si te abres a escucharla, esas personas tendrán confianza en ti , te contarán sus estrategias, y verán en ti una persona sabia, inteligente, sociable y humilde. 

Cada vez que hables de ti mismo vas a estar perdiéndote de una información muy valiosa que esa persona que sabe más que tú, tiene para tu aprendizaje.

Esa humildad es la que te va a llevar a buscar mentores, relacionarte con gente que este en tu industria, que ha pasado por un negocio similar al tuyo, que pueda darte consejos en el transcurso de tu emprendimiento, y más de lo que puedas imaginar.

En definitiva

• Reconoce que siempre ha existido alguien que conoce más que tú y no tengas miedo de extraer su conocimiento.
• Admira y aprende de forma agradecida.
• Encuentra un mentor personal y profesional que admires y déjate ayudar por él.
• No copies exactamente lo que están haciendo ellos, sino que inspírate con lo que ellos han hecho.

Autor: Minuto de Dios

Autor: Minuto de Dios