Importancia del branding para las Pymes

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Las Pymes al igual que muchas empresas de todos los tamaños, suelen reducir o muchas veces no incluir en el presupuesto general, el rubro de comunicación de su marca, cuando sus recursos se ven muy precisos a la hora de ejecutarlos, por esto es importante el branding para las pymes.  
 
Los empresarios en este caso, prefieren invertir en otra área de la empresa que lo requiera y que genere para ellos “mayor rentabilidad”.
 
Todo esto, se debe a un desconocimiento profundo del significado de marca y el valor que ésta agrega a la empresa, a su promesa de venta y a la filosofía organizacional vista desde el ojo del consumidor.
 
Sin embargo, una marca no es una pieza de publicitaria, un logotipo o un nombre comercial, marca es un concepto mucho más profundo y necesario para permanecer en el mercado y sobrevivir ante la competencia creando diferenciación. 
 
Para poder abordar en este tema, es necesario conocer qué es una marca y qué es branding, para luego identificar los beneficios que trae este dúo dinámico y por qué es recomendable que las pymes inviertan en branding.
 

¿Qué es una marca y qué es branding?

Philip Kotler, distinguido autor del Mercadeo Internacional afirma que “ya sea que se trate de un nombre, una marca comercial, un logotipo u otro símbolo, una marca es en esencia la promesa de una parte vendedora de proporcionar, de forma consistente a los compradores, un conjunto específico de características, beneficios y servicios”. 
 
Esto se refiere a que la marca es más que trazos y líneas desde el punto de vista gráfico y en cambio obedece, a su interpretación o sea, su personalidad, sus emociones, sus valores y la forma como es percibida por el comprador.
 
Para David Aaker, consultor estadounidense de marketing y autor de más de 100 artículos y 15 libros sobre identidad de marca, “el branding es el proceso de hacer concordar de un modo sistemático una identidad simbólica creada a propósito con unos conceptos clave.
 
Lo antes mencionado con el objetivo de fomentar expectativas y satisfacerlas después”, esto refiere a la combinación de las emociones, valores, sentimientos y asociaciones de marca para generar valor en un producto o servicio.
 

¿Por qué el Branding es beneficioso para una pyme?

En realidad, a diferencia de lo que muchos piensan, establecer una comunicación emocional con el consumidor no demanda una gran inversión económica en imagen corporativa, sino de entender los beneficios que trae, conocer desde el punto de vista del empresario todo lo que la marca quiere transmitir.

Lo anterior, independientemente el sector industrial en el que se desenvuelva, pues puede existir una alta capacidad de inversión económica en temas publicitarios, pero si la empresa no conoce su identidad no logrará conectarse bien con su público objetivo o segmento de clientes, así gaste millones en ello.
 
La sincronía entre identificación gráfica con lo que desea que sus públicos entiendan de ella, beneficiará a una empresa de distintas formas:

1. Los colaboradores estarán más comprometidos sabrán qué es lo que la empresa quiere comunicar
2. Tendrá clientes menos sensibles al precio, menor regateo en el análisis costo-beneficio
3. Habrá mayor fidelización
4. Incrementará el valor de la empresa y la posición en la mente del público “top on mind”
 
Todas las organizaciones tienen la oportunidad de crear valor y reconocimiento cuando su modelo de negocio está alineado con su imagen corporativa, es decir, que existe una coherencia en lo que siente el público al ver la marca y lo que produce en el mismo, la adquisición de sus productos o servicios.

Aspectos a tener en cuenta

Es vital para las Pymes, revisar su estrategia de branding, la cual puede realizarse teniendo en cuenta los siguientes aspectos:
  • Estrategia vs valor: 

Revise el modelo de negocio en la creación de estrategias efectivas para atraer clientes nuevos diariamente, a los clientes antiguos la idea es ofrecerles un valor agregado que los haga seguir confiando en sus productos o servicios.

  • Tipos de clientes claramente definidos: 
Definir cuáles son los nichos de mercado a los que va dirigido su producto y cuál es la necesidad que se desea atender.
  • Diferencias entre su producto y lo que ofrece el competidor: 
Establecer la diferenciación, es decir, aquellas variables únicas de su oferta que representan valor para el cliente y que posiblemente no tenga la competencia.
  • Tener una visión: 
Identificar el posicionamiento o identidad de marca deseado y a dónde quiero llevarla.
  • Indispensable un doliente, muchas veces no es precisamente el gerente: 
Desarrollar una estrategia para comunicar la marca, para ello es importante un buen plan de comunicaciones y mercadeo, alineado con la estrategia y con un dominio de los conceptos de la marca desde el punto de vista gráfico y de la filosofía de la misma.
 
Por consiguiente, el branding es necesario para las empresas, no importa su tamaño, ya que en todas debe existir un objetivo de crecimiento y posicionamiento que le va a permitir sobrevivir en el mercado. 
 
En conclusión, una marca estratégicamente diseñada, trabaja en diversos frentes que apuntan al éxito empresarial y esto tiene que ver con el reconocimiento de la empresa, el tratamiento de sus clientes, la fijación de su precio y en el aumento considerable en las oportunidades de negocio, que es el objetivo principal de toda empresa: 
– Evolucionar
– Crecer
– Innovar 
– Permanecer

REFERENCIAS:

1. David Aaker, Construir Marcas Poderosas, edición 2, Los Ángeles California, Estados Unidos: Editorial Gestión 2000, 2015, pp 231.
2. Philip Kotler, Los 10 pecados capitales del marketing: Signos y soluciones edición en español, 1 Edición, Chicago, Estados Unidos, Editorial Wiley, 2004, Capitulo Octavo, “la construcción de marca y las comunicaciones de su empresa son deficientes”
Autor: Minuto de Dios

Autor: Minuto de Dios