En tiempos donde la economía fluctúa en relación a los hechos sociales y políticos que ocurren en cada país, la macroeconomía nos ayuda a entender los cambios venideros del desarrollo monetario.

Estas variaciones, producidas por las dinámicas de consumo a pequeña y gran escala,  se fundamentan en las decisiones de compra de empresas individuales y familias, fenómeno al que se le llama microeconomía.

En este artículo intentaremos explicar qué es la macroeconomía, cómo se desarrolla, cuáles son sus componentes y cuál es su influencia en las pymes.

Larraín, F. & Sachs, J. (2006) aseguran que la macroeconomía estudia el crecimiento y las fluctuaciones monetarias de un país desde un perspectiva que no se enfoca en los detalles sobre un sector o negocio en particular, sino en el mercado en general.

Esto se logra, respondiendo ¿qué hace que un país sea rico o pobre?¿qué origina el desempleo?¿por qué hay diferencias en las tasas de desempleo entre un país y otro?¿qué causa la inflación?¿qué hace una economía fluctué a corto plazo?.

Así mismo, algunos expertos aseguran que factores como la producción y el empleo, los cuales se ven sometidos a cambios de la actividad económica y la demanda global, son objeto de mayor estudio por parte de esta ciencia.

Es así como podemos asegurar que la macroeconomía se enfoca en estudiar las interacciones de los elementos que conforman el mercado, como el resultado de un cúmulo de decisiones individuales de consumo.

Es decir, el objetivo principal de la macroeconomía es comprender los ciclos económicos, determinando por qué ocurren, qué determina la caída de un producto y qué fuerzas conducen a la reducción del crecimiento económico.

Qué es la macroeconomía, a que se dedica la macroeconomía

Dicho crecimiento se da en un entorno producido por los efectos de las relaciones de las políticas fiscales, monetarias y cambiarias del mercado de capital y empleo, determinadas por el PIB [Producto Interno Bruto], la tasa de desempleo, tasa de inflación y saldo en cuenta corriente.

Por una parte, la política fiscal es la herramienta que aporta a la estabilización macroeconómica, midiendo los presupuestos, regulando gastos e ingresos públicos; en cambio, la política monetaria usa la cantidad de dinero existente como variable para controlar y mantener la estabilidad económica;  mientras que las políticas cambiarías atiende el comportamiento de la tasa de cambio (Ffrench-Davis, 2010).

Estos procesos macroeconómicos son confiables si se logran desarrollar en estas tres etapas (Larraín, F. & Sachs, J., 2006):

  1. Entender los procesos de toma de decisiones de empresas y familias.
  2. Explicar el comportamiento de la economía en general, mediante la suma de decisiones de las familias y empresas individuales, intentando enlazar variables como precios, producto, consumo, etc.
  3. Aportar contenido teórico, recolectando y analizando los datos obtenidos de las variables ya mencionadas, para así realizar predicciones acerca del futuro económico de los países.

Ahora bien, ¿cuál es el papel de las micro y pequeñas empresas en estas dinámicas económicas? Es bien sabido que estas cumplen un rol fundamental en la economía, debido a su aporte en la producción, demanda o compra de productos.

Esto se explica en que las empresas tienen procesos complejos de producción, en los que se requieren de materias primas para sus funcionamiento, al tiempo que generan empleo, aportando a la estabilidad del mercado laboral.

Es importante tener en cuenta que las empresas deben analizar el consumo de bienes, los impuestos, tipo de interés, gasto público, exportaciones e importaciones para estar al tanto de los movimientos macroeconómicos de su país.

Frente a los efectos que ya se han mencionado anteriormente, Ángel Méndez (citado en Heredia, 2013) le recomienda a los empresarios seguir las siguientes recomendaciones para no verse afectados por la fluctuaciones del mercado:

  • Ahorrar antes de iniciar un negocio y tener capital para enfrentar cualquier crisis.
  • No pedir crédito al iniciar un negocio porque sólo se trabaja para pagar al banco, tomando en consideración que el financiamiento es para crecer no para comenzar.
  • Considerar accionistas o socios, en lugar de generar deudas, así cada uno pone su parte.

De esta manera, los empresarios no dependerán, directamente, de las dinámicas económicas impartidas por el gobierno, entidades financieras, prestamistas u otros, sino que tomarán sus decisiones económicas con libertad.

Adicionalmente, la tarea de las pymes es optimizar sus ingresos para crear estrategias que los mantengan en el mercado, al mismo tiempo que encuentran los recursos para hacer frente a las cambiantes políticas económicas.

Sin embargo, se espera que el gobierno asuma programas de protección para empresarios, con el fin de que las pymes sostengan (incluso aumenten) su nivel de producción y generación de empleo, que como se ha mencionado antes, son dos factores primordiales en la macroeconomía.

Para terminar, es importante resaltar que en la necesidad de las empresas, no sólo pymes, por mantenerse activas en el mercado, estas deben incluir en sus planes, procesos de innovación, eficiencia y sofisticación en sus productos y servicios.

 

Bibliografía:

Ffrench-Davis, Ricardo. (2010). Macroeconomía para el desarrollo: desde el “financierismo” al “productivismo. Revista CEPAL, 102, 7-27. Recuperado de https://www.cepal.org/publicaciones/xml/0/41910/RVE102FfrenchDavis.pdf

Heredia, Fernando. (2013). El impacto de la macro-economía en las microempresas. Pymempresario. Recuperado de https://www.pymempresario.com/2013/04/el-impacto-de-la-macro-economia-en-la-microempresas/

Larraín, F. & Sachs. J. (2006). Macroeconomía en la economía global. Pearson education s.a.: Buenos aires, Argentina. Recuperado de https://books.google.com.co/books?id=DbBQpI7W0ssC&pg=PA3&dq=qué+es+la+macroeconomia&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwiDlumA7q3bAhXQ7VMKHeOUB30Q6AEIJjAA#v=onepage&q=qué%20es%20la%20macroeconomia&f=false

Ramírez Cedillo, Eduardo. (2010). La estabilidad macroeconómica y las micro, pequeñas y medianas empresas en México. Revista Venezolana de Gerencia, 52, 15. Recuperado de http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1315-99842010000400002

Escrito por: Astreed Jullieth Valderrama Martínez