Para medir el éxito de una empresa es primordial conocer el estado financiero y su rentabilidad. Esta última es la capacidad de generar utilidades para la compañía y las personas que la conforman. Cuando la productividad de una empresa está en aumento, produce mayores ingresos…